EL VACÍO MENTAL

EL MECANISMO DEL VACÍO MENTAL

El vacío
La nada no existe… ¡Existe todo el universo! La noción de vacío asusta: es el símbolo del vacío y de la muerte. Esto nos conduce a la vacuidad, al no-ser y, por tanto, a algo que consideramos peligroso. Es necesario comprender que no nos adentramos en el vacío. En realidad, el vacío no existe, dejamos un estado para entrar en otro estado de consciencia modificado. No nos adentramos en la “nada”.
En ese momento percibimos la Trama (ver Trama p. 27). La Trama no separa el vacío del lleno. Ella llena lo que consideramos que es el vacío, pero el vacío no existe, existe la Trama.
¿Qué hace el consciente?
El consciente está despierto constantemente. Vuestro mental “habla” sin cesar interiormente. La reflexión es otro estado diferente. Es importante tomar consciencia del mental que os parasita permanentemente. El mental, una verdadera entidad, se expresa a través de vosotros. Hay que identificar si sóis vosotros los que pensáis o es el mental y si éste os impone ideas que no compartís necesariamente. Os corresponde a vosotros evitar que el mental negativo se imponga sin que os déis cuenta.